Páginas vistas en total

miércoles, 11 de agosto de 2010

6ª A etapa Saint Jean Pied de Port-Refuge de la rutte de Phagalcette

4 de Septiembre de 2004




Distancia: 15.3 km.

Ascenso total: 839 m.

Descenso total: 517 m.

Altura máxima: 611 m.

Altura minima: 50 m.

Valoración: 6






Hemos llegado a Saint Jean Pied de Port después de 20 horas de viaje, este año llevo dos nuevos compañeros, Pepe y Luis, Luis es mi compañero habitual en nuestras andanzas por las montañas, y aunque ahora trabaja en Madrid, siempre encuentra algún hueco para poder realizar juntos alguna travesía. Partimos de este pueblo, el último pueblo francés del camino de Santiago antes de entrar en España por Roncesvalles, a las 10: 15 h. Por la famosa calle de la Ciudadela, y aunque en sentido contrario nos cruzamos con gran cantidad de peregrinos dispuestos a entrar en España desde aquí. Decimos adiós al pueblo tras cruzar la Puerta de Santiago, tomando la carretera de Caro, recorrido que ya conocía por haberlo realizado el año pasado. Llegamos a Caro a las 11:00, cruzamos el pueblo, con pequeño frontón con la fecha de 1958, Luis me recordó mi edad, dejando la iglesia y el cementerio a la derecha con sus tumbas de estilo navarro.

A la salida del pueblo un cruce nos indica el camino que abandonamos para descender por un sendero que cruza un arroyo y que asciende nuevamente y en fuerte pendiente hasta alcanzar la granja Ahadoa. A partir de este punto el ascenso se hace más duro, hasta llegar a un prado donde las señales se pierden y hay que tomar a la izquierda junto a la alambrada y bordear el Handiamendi (642 m.) por la izquierda hasta llegar al col de Handiague. (en la foto) donde tomamos un descanso, la ropa está empapada, la humedad es muy alta y perdemos mucho líquido, así que aprovechamos para beber agua. A los 15 minutos comenzamos el descenso hacia Esterencuby, con el Pico de Iramendy al frente, primero por una pista alquitranada y después por una pista de tierra zigzagueando. En Esterencuby charlamos con unos policías que pasan sus vacaciones en hoteles privados preparados por el Ministerio del Interior francés, nosotros tomamos una coca cola y nos comemos el bocata que nos sobraba del día anterior, sentados en una mesa del bar del pueblo.

Después de un descanso de 40 minutos comenzamos a ascender fuertemente por una carretera asfaltada que poco a poco se va suavizando hasta alcanzar el gîte de etapa Kaskoleta, a la izquierda del camino, donde vamos a pasar la noche. Muy discretito y un poco inferior a los del año pasado. La señora llegó al poco tiempo y nos preparó una gran cena a base de pisto con jamón serrano, pechuga de pollo a la plancha en salsa con pasta y champiñones, queso de la granja con mermelada casera y un bizcocho al final con una infusión. Fenomenal, hemos comido muy bien, todo acompañado con una botella de vino. Hemos cenado en el exterior al aire libre y la verdad que ha sido genial. Ahora está oscureciendo y los montes se mezclan con las nubes, creándose una bruma que hacen que el paisaje se pierda antes de que la vista alcance el horizonte, y aunque la temperatura es ideal se sigue notando la humedad, la señora fregó el suelo por la mañana y todavía está empapado por la noche. Las predicciones para mañana son de buen tiempo o sea que volveremos a pasar calor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada