Páginas vistas en total

lunes, 9 de agosto de 2010

1ª etapa Hendaye-Olhette

                                            Después de terminar el gr 11 en septiembre del año pasado entre Irún y el Cap de Creus, este verano decidí comenzar el gr 10 francés, paralelo al gr 11 español pero al otro lado de la frontera atravesando el Pirineo de Oeste a Este.





             Salí de Mérida el 12 de Septiembre, tomé el tren a las 13:26 h. que me llevó a Madrid y donde tuve que esperar como unas tres horas para tomar el expreso Costa Vasca que me llevaría hasta Hendaya. En la estación de Irún, subió Pepe Pajuelo un compañero del club de senderismo Camino de la Plata de Mérida, que a última hora se ha sumado a comenzar este proyecto que tendrá su continuación en sucesivos años, hasta arribar al Mar Mediterráneo. Pepe había tenido una reunión en Logroño y se subió con su furgoneta hasta Saint Jean Pied-de-port, donde la dejó en la estación de ferrocarril, y tomó un par de trenes que lo llevaron hasta Irún donde durmió y a las 7:15 de la mañana del día 13 de septiembre cogió el tren donde yo iba que en siete minutos nos dejaría en la estación francesa de Hendaye.



Nos bajamos del tren y enseguida me vino un olor riquísimo a dulces del día, de una patisserie, que había frente a la estación, Pepe había desayunado, pero yo entre a comprar uno de los exquisitos dulces que acompañé con un zumo, mientras caminábamos hasta el casino donde comienza la ruta.



Íbamos bordeando la bahía, donde el mar dormía y donde se respiraba una calma absoluta, solamente alterada por algunos corredores de fondo que entrenaban en el paseo o personas que paseaban en bicicleta




Día 13 de Septiembre de 2003 Sábado

Distancia: 19 Km

Ascenso acum. 890 m.

Descenso acu. 800 m.

Altura máx. 525 m.

Valoración 7

Partimos del casino de Hendaye un magnifico edificio de estilo árabe sobre las 8:45 h. Tomamos el Boulevard del General Leclerc, hasta el boulevard que va paralelo a la bahía de Chingoudy, desviándonos a la izquierda y tomando ya diversas calles secundarias hasta atravesar por un subterráneo la vía del ferrocarril, saliendo a las afueras de la ciudad y ya en subida y desde donde se van observando diversas panorámicas de Hendaya y de su bahía. Tomamos un camino paralelo a un bosque cercado, hasta llegar a un páramo, donde se encuentran unos cazadores. Remontamos el camino y descendemos hasta la carretera N-10, que seguimos a la izquierda unos metros, la cruzamos y tomamos un camino a la derecha, un bonito sendero que nos lleva hasta otras carreteras y pistas alquitranadas hasta pasar bajo la autovía A 8. Entre caminos y pistas llegamos a Biriatou, donde me cambio de calzado, me quito las zapatillas para colocarme las botas, y de paso comer unos frutos secos y algo de fruta, también lleno la cantimplora en una de las granjas de la localidad, hemos bebido mucho agua y aunque el desnivel no es muy grande hace calor y hay mucha humedad que nos hace sudar como bestias. Desde aquí subimos una fuerte pendiente, pasamos bajo una línea eléctrica, y giramos a la derecha donde se suaviza el camino dejando a la izquierda las cornisas rocosas del Xoldokana, hasta que alcanzamos el col d’Osin (374 m.) Descendemos hasta el col de Poiriers y volvemos a subir hasta el col de Joncs, y desde aquí hasta el punto más alto de la ruta 525 m. descendemos un poco y nos encontramos de pronto con un gran movimiento de gente en torno a unas edificaciones que se encuentran en el col d’Ibardín, punto fronterizo con España y donde se encuentran gran cantidad de tiendas que se dedican a la venta de alcohol y tabaco y donde se pagan pocos o no se pagan impuestos, también hay varios restaurantes y bares, vamos como un centro comercial fronterizo. Como era sábado había cientos de personas comprando. Nosotros paramos en una tienda-bar donde tomamos unas coca colas con unas galletas de coco que compramos. Partimos subiendo un repecho que nos hizo sudar todo el líquido que habíamos bebido, descendiendo a continuación por un valle y penetrar a continuación en un bonito bosque. Seguimos un arroyo que era una delicia hasta alcanzar la venta Inzola, muy antigua con más de 250 años, en la parte española, la dueña muy simpática charló un rato con nosotros, hablando de cómo era la venta antiguamente y como se utilizaba para el contrabando de bestias, nos regaló una foto de la venta de 1962, y se conservaba exactamente igual que ahora, compramos una botella de PROTOS Ribera del Duero y otra de pacharán casero. Cargando con las botellas subimos hasta el collado de Grand-Escarga y por un camino a media ladera descendemos hasta la entrada de Olhette, donde se encuentra el gîte d’etape, estos son los albergues que se utilizan para pasar la noche, en él se encuentra Marc, un americano de Filadelfia que ha comenzado el gr 10, y ha llegado antes al gîte, luego llegaron una pareja de ciclistas mayores, de Lyon, y poco después una pareja joven de Suiza, que también habían partido hoy desde Hendaye. Nos instalamos y nos duchamos, la verdad que está muy bien acondicionado, buen comedor y buenos servicios, aunque está en obras. Hay una granja al lado y la dueña de la granja es la que se encarga del gîte, de cobrarnos y de prepararnos la cena y el desayuno. A las 19.30 h. Nos dan la cena por lo que nos desplazamos a la granja, que es fenomenal y en un salón comedor adornado con piezas antiguas que se utilizaban en las labores agrícolas y con el ganado. De primer plato una sopa de verduras de la huerta que estaban fenomenales, una ensalada de tomates que en mi vida he comido tomates tan ricos, y una chuleta de cerdo con judías verdes, de postre yogurt y manzana. Hemos hecho amistad con Marc y con la pareja de suizos que han cenado con nosotros y hemos brindado con vino, y en la sobremesa nos hemos acoplado con la pareja de mayores ciclistas y hemos tomado unas copas de pacharán, los franceses han asado castañas y hemos charlado durante largo rato, en francés que me defiendo un poco, con el americano tengo muchos problemas pues de ingles casi no se nada y él no sabe español ni francés. Ya de noche Pepe y yo hemos dado un paseo hasta las casas del pueblo, y al volver nos hemos metido en la cama, sobre las 23:00 h.











No hay comentarios:

Publicar un comentario