Páginas vistas en total

viernes, 13 de agosto de 2010

16ª A (Variante) Cauterets-Refugio de Baysellance

17 de Septiembre de 2005




Distancia: 21.5 km.

Ascenso total: 1.861 m.

Descenso total: 600 m.

Altura máxima: 2.717 m.

Altura mínima: 956 m.

Valoración: 9,5

Tiempo de marcha 7 h. 45 m.



Ha estado toda la noche lloviendo y por la mañana seguía igual, y la niebla cubría Cauterets, no sabíamos si partir o no, hasta las 8:30, cuando hemos escuchado el parte matinal metereológico de la zona. La etapa de hoy la considerábamos la etapa reina con un desnivel de subida de 1.800 m. hasta alcanzar los 2.731 m. en la Hourquette de Ossoue. El parte decía que estaba nevando a partir de los 2.000 m. y que en el resto llovería a lo largo de la mañana, pero que mejoraría a partir de mediodía, así que colocamos los cubremochilas y nuestras parkas y adelante, así que a las 9:00 salimos de Cauterets. La salida se realiza por un sendero que parte de las traseras de las Termas Caesar que asciende a lazadas por un bosque hasta alcanzar las Termas de Pauze-Vieux donde el camino se deriva en dos: a la izquierda dirección a Luz St. Sauveur por el Port de Riou y a la derecha nuestro camino, le chemin de Pères, avanzamos sin desnivel entre la lluvia y la niebla para descender pasando por la Cascada de Lutour y cruzar el Pont de Bencques a la Raillère, zona turística con varios restaurantes y tiendas de souvenirs y de entrada al Parque Nacional de Pirineos.

El camino acompaña al Gave de Gaube por su izquierda, bonitas cascadas descienden con fuerza y un grupo de excursionistas avanzan por nuestro camino con paso mas tranquilo y relajado. Llegamos a Pont d’Espagne, sigue lloviendo aunque se atisba algún claro en el cielo, pero enseguida vuelve a cubrirse. Hacemos una parada bajo la lluvia para tomar algo sólido y enseguida continuamos remontando la garganta que poco a poco nos lleva hasta el Lac de Gaube, bonito lago con restaurante incluido y con bastante gente, a pesar de la climatología donde tomamos una pepsi para recuperar y continuar enseguida pues el frío puede con nosotros ya que llevamos la ropa bastante húmeda.
Bordeamos el lago por su margen izquierda, poco a poco van desapareciendo los árboles llegando entre cascadas a zona mas despejada, después de cruzar un puente ascendemos por la margen derecha para volver a cruzar por una pasarela.
Al fondo y cuando levantan las nubes, el Vignemale, a su derecha la Pique Longue, en medio el Glaciar dé Oulettes. Hacemos un último remonte para alcanzar el Ref. Des Oletees de Gaube (2.151 m.) que actualmente está cerrado por trabajos, el circo cerrado por la niebla, solo nos deja ver el glaciar y el comienzo del camino que nos llevará hasta la Hourquette d’Ossoue.
Hacemos una parada para comer, pero el frío no nos deja disfrutar de la comida, tres montañeros españoles bajan, han hecho el Petit Vignemale, y nos dicen que la Hourquette está bien que hay un poco de nieve pero es accesible, eso nos da tranquilidad para seguir así que marcamos un ritmo tranquilo para salvar las dos horas de ascenso que nos separan del alto, la niebla nos cierra pero el camino está bien definido. Las Oulettes del Vignemale a nuestra derecha las vamos viendo cada vez mas abajo y a cien metros de altura la niebla levanta un momento y nos permite ver la portilla por donde voltearemos.



Llegamos arriba, el viento gélido nos golpea salvajemente, dos montañeros han subido desde el refugio para intentar ver desde la Hourquette la subida al Petit Vignemale, pero no lo consiguen, la niebla es muy intensa, nosotros después de la foto de rigor descendemos al refugio al que llegamos quince minutos mas tarde.








El refugio de Bayssellance está lleno, es fin de semana, sábado concretamente y a pesar del mal tiempo el refugio está completo, unas sesentas personas en un espacio de unos 120 metros cuadrado. A las 19:00 tomamos la cena: una sopa de no se que, muy caliente y un poco picante, lo que hizo que todos los de la mesa nos quitáramos los polares, de principal, lentejas y pavo guisado, el trocito de queso de todas las noches y una buena compota de frutas de postre. Después de cenar nos comentan que han cerrado los servicios porque se han congelado las tuberías, así que todo el mundo fuera para hacer las necesidades antes de dormir, está nevando y hay ventisca lo que hace que enseguida volvamos dentro donde había buen ambiente, unas copas de vino y unas risas. A las 22:00 a la cama, mañana bajaremos, espero que no nieve mucho esta noche y tener un descenso tranquilo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario